Fiestas Patronales de Altea, el primer "putxero" de la temporada

El primer «putxero» de la temporada

Parece comúnmente admitido que el invierno es de guisos contundentes y platos “de cuchara” y el verano más de ensaladas, gazpachos fríos y ensaladillas. En esta tierra mediterránea, de clima benigno como pocos, cuando a final de septiembre se agota el verano y empieza a refrescar, comienza a apetecer una rebequita para salir por la noche. A medio día… ya no se desprecia un cocido, -para los nativos ”putxero” -.

Siendo válida esta afirmación para cualquier población del entorno, con clima y costumbres parecidas, en Altea concretamente, el domingo de las Fiestas Patronales del Cristo del Sagrario y San Blas, es tradicional tomar “El primer putxero de la temporada”.

Todas las Peñas/Filaes inician la semana de máxima eclosión festera con ese primer putxero. Y no es una costumbre sólo del ámbito “fester”. Casi todas las casas aprovechan esa excusa para reunirse en familia.

Aunque no es probable, quizá haya alguien que no sepa qué es un “putxero”. Como en tantos otros casos, el plato toma nombre del cacharro con el que se guisa.

Con pequeños matices de carácter tan personal y/o local como poco trascendentes, el “putxero” es lo mismo que un Cocido.

Se ponen a hervir en un “putxero” carne de ternera (incluido un hueso de tuétano), de pollo, de gallina (incluyendo algunas yemas de huevo), de cerdo (incluido un trozo de tocino, un hueso de jamón y embutido –blanquet, chorizo-), garbanzos y verdura variada (nabo, chirivía, pencas, col, patata y moniato).

Con el caldo se prepara una sopa, a la que se le pueden añadir arroz y/o fideos, o no. Lo normal es que ese putxero tradicional sea “amb pilotes”, que no son otra cosa que una especie de albóndigas del tamaño de una pelota de tenis, hechas con carne picada (normalmente de cerdo y ternera) perejil, piñones, huevo y pan rallado y que se cuecen en el propio caldo una vez separado del “putxero”.

Obviamente, esto no lo prepara uno para sí mismo. Esto requiere cuadrilla. Es la excusa perfecta para reunirse en familia, con amigos, o … en la Peña.

 

Deja un comentario